Sembradores de ilusión

    Ahora, cuando los ecos del Homenaje lorquiano empiezan a ser sólo eso, ecos (y no prisas, carreras y nervios, emoción, temblores e inquietas miradas…), quiero poner por escrito algunas emociones que me han acompañado durante este curso y compartirlas con algún lector, si llegara el caso.

    A veces, cuando el desánimo se adueña de los docentes; cuando creemos que nuestra rutinaria labor no es más que eso: rutina y malestar por lo que el día a día conlleva de ingratitud, dentro y fuera de las aulas; cuando el horizonte se acerca tanto que nos aplasta contra la pizarra (digital o de madera)… es necesario saltar por encima de esas ataduras tan fuertes que nos atenazan la garganta, nuestro órgano profesional, mirar alrededor y encontrar a otros docentes y a otros alumnos que miran con rostro expectante y que se embarcan en empresas tan arriesgadas como estas.

    Entonces es cuando el docente y el poeta se encuentran, como sembradores de ilusión que son ambos. Y es entonces cuando el balance que se hace de eventos como estos son incapaces de contener en ningún formato, impreso y digital, porque la experiencia atesorada es de tal magnitud, que ya nunca más volvemos a vernos los participantes del Homenaje como profesores o alumnos. Todos somos eso, sembradores de ilusión, que transmitimos más de lo que somos capaces de expresar con palabras.

    Y eso lo hace posible, todavía, la enseñanza. La alegría de compartir y de entregarse generosamente al resto del mundo es privilegio de los locos, que no son otros que los poetas, los niños y los docentes.

Carmen Jurado

Historia del proyecto

    Es este el segundo año que nos embarcamos en un proyecto de esta envergadura, en el que caben, voluntariamente, todos y cada uno de los miembros de la comunidad escolar del I.E.S. “Gran Capitán”, de Córdoba. El curso pasado fue Miguel Hernández la figura en torno a la cual realizamos una serie de actividades, que implicaban a buena parte de los Departamentos didácticos del centro. Este año, la efémerides de la trágica muerte de Federico García Lorca, no dejaba ninguna duda: había que homenajear al poeta granadino y universal.

    Y la mecha prendió en el Claustro. Nos reunimos, al poco, todos los interesados en el evento que, a decir verdad, éramos muchos. Para comprender las dimensiones que fue cobrando la actividad y para darse cuenta de que, cuando es la emoción lo que nos mueve, no nos detienen ni las sucesivas malas noticias político-docentes, no hay más que pasar revista al personal implicado:

    a) Profesorado:  Departamento de Orientación (profesorado de P.T.), Departamento de Dibujo, de Lengua castellana y Literatura, de Educación Física, de Inglés, de Francés, de Agencia de Viajes, de Gastronomía y Restauración, de Madera, de Latín, de Griego, de Ciencias Naturales, de Geografía e Historia, de Filosofía, DACE, y

    b) Alumnado de E.S.O. y de Bachillerato (todos los grupos han participado en, al menos, una actividad), y también los alumnos de Ciclo de Agencia de Viajes y de Gastronomía y Restauración.

    Sin ánimo de cuantificar, podemos afirmar, sin duda, que ha sido este Homenaje lorquiano, tan variado y diverso, la actividad en la que han participado un mayor número de personas en nuestro centro, en el que enseñamos casi 100 profesores y que escolariza a más de 1.000 alumnos.

    En fin, el proyecto inicial, como puede suponerse, se desarrolló y floreció. El abono fue constante, el riego abundante y continuo, y el mimo que se ha puesto en su cuidado ha sido diligente, pues cada mes nos reuníamos todos los responsables de las actividades inventadas y las poníamos en común, perfilando en cada una de ellas matices que las adornaran y perfumaran. De ese modo, durante un mes (desde mediados de abril hasta mediados de mayo), como la primavera que es, han  florecido ramilletes de sonrisas y de sueños en cada rincón del instituto.

 

Estructura del homenaje lorquiano

Esos ramilletes lorquianos, multicolores, que han brotado en el “Gran Capitán”, se enumeran, simplemente, a continuación:

 

1) Elaboración de material audiovisual y artístico

  • Publicación y alojamiento digital (sitio web, Ticágora)
  • Elaboración de “marcapáginas” lorquiano
  • Grabación y edición del vídeo del recital
  • Portafolios digital (3ºESO D)

 

2) Exposiciones plásticas

  • “Tarjetas de felicitación lorquianas”
  • “Retratos de Lorca con varias técnicas”
  • “Metáforas visuales”
  • “Poemas e ilustraciones de Poeta en Nueva York”
  • “Exposición de murales con la vida, obra e itinerario vital del poeta”
  • “Exposición de carteles de la Generación del 27”

 

3) Actividades relacionadas con la lectura

  • Sesión extraordinaria del Club de Lectura
  • Sesión de “Personas-libro”
  • XX Feria del Libro

 

4) Recital poético-musical

5) Almuerzo lorquiano

6) Charla “Lorca y el flamenco”

7) Teatro de sombras

8) Guía turístico-didáctica lorquiana

 

Agradecimientos

    Y no quiero extenderme más. Solo quiero agradecer, para terminar, a todas y a cada una de las personas que han colaborado en este Homenaje lorquiano, haciéndolo posible y real. Pero sí quiero agradecer, organizadamente, su participación:

  • A todos los profesores y alumnos que han participado en primera línea en el recital, en el Club de Lectura, en las “Personas-libro”, en la Feria del Libro, en las exposiciones, en el teatro de sombras, en la creación de la guía turística, en la elaboración de material artístico y digital, en el almuerzo, en la charla flamenca… Sin lo mejor que cada uno ha puesto de sí mismo, nada de esto habría sido posible.
  • A los compañeros de Guardia, a los profesores de otras asignaturas que han prestado sus horas y a la Junta directiva que han colaborado indirectamente, cuidando de que la marcha cotidiana del centro no se viera demasiado alterada por nuestras actividades.

  • A las familias, tanto de profesores como de alumnos, que han permitido que hayamos faltado a tantos quehaceres domésticos, especialmente en el último mes, en aras de que la efeméride fuera un éxito. Gracias a ellos por su especial paciencia y comprensión.

  • Al personal de servicio del centro que nos ha facilitado la labor de impresión de los documentos y de limpieza de los lugares donde se han realizado las actividades.

  • A los amigos, que nos han animado y acompañado en esta travesía.

    Y, por supuesto, a Lorca, sin el cual nada de esta “bendita locura” habría tenido sentido.

Carmen Jurado